Joltivan Descargas Programas Gratis Full Trucos Ciencia Salud Tecnologia y Juegos

Joltivan
Nombre De Usuario  Contraseña  
Buscar     
  Crear una cuenta Inicio  ::  Topicos  ::  Descargas Gratis  ::  Tu Cuenta  ::  Enviar Noticias  ::  Top 15

:: Menú Principal ::
Inicio (Noticias):
  Inicio
  Enviar Noticia
  AvantGo de Noticias
  Noticias Full
  Noticias Destacadas
  Archivo de Noticias
  Ciencia
  Astronomía
  Ciencias Medicas
  Búscar
  Topicos
Miembros:
  Tu Cuenta
  Diario de Usuarios
 Comunidad:
  Foros de Joltivan
  Buscar en Google
  Bromas y Chistes
  Trucos de Juegos
  Trucos de PC
  Referirnos
  Contáctenos
  Web Links
 
  Descargas
 
Estadísticas:
  Estadísticas
  Top 20
  Encuestas

 Noticias: Posiciones Sexuales Tecnicas sexual Kamasutra posicion sexo Kamasutra
Sexualidad

Bueno, esta podría ser la cosa más excitante y atemorizante que un hombre enfrente en su vida - la primera vez que él hace el amor a su novia. ¿Cómo sabe qué hacer? Aquí hay un típico interrogante adolescente::

"Estoy encarando tener sexo la primera vez con mi novia. No tengo idea de qué hacer! ¡SOCORRO!

Todos nosotros hemos encarado este momento con varios grados de temor o confianza, o miedo de hacer el papel del tonto, o sólo estar excitados - ¡quizá tan excitados que acabamos demasiado rápido!

Entonces, ¿qué hace si usted no ha tenido sexo antes, está en una relación amorosa - ok, podrían ser solamente buenos amigos - y ambos están seguros que el momento es el adecuado para moverse? Bueno, primero de todo haga un chequeo mental de las cosas que importan. Aquí hay unas pocas ideas:

¿Están ambos seguros que quieren hacerlo íntegramente? Hay alternativas - masturbación mutua y sexo oral son a menudo tan satisfactorios, por ejemplo. ¿Podrán hacerlo de una manera amable, confortable, en un lugar donde se sientan seguros? ¿Han discutido ambos hacer el amor? El sexo es una actividad íntima, pero la ironía es que mucha gente está a menudo muy avergonzada de discutirlo. Si no puede hablarlo abiertamente, entonces quizá necesite repensar sus planes. ¿Está seguro que no está usando a su chica para obtener aprobación social, y que no va a jactarse de ello después? Tal traición es dura de tomar para una mujer, y una cosa muy baja para hacerle de todos modos. ¿Puede tener sexo legalmente? ¿Le ha prestado atención a los aspectos legales en su país - en otras palabras, tiene la edad mínima legal para tener sexo? ¿Y qué si no? ¿Quiere tener sexo antes de casarse - en otras palabras, hay alguna razón religiosa o familiar por la cual debe abstenerse del coito total? Y, por último - ¿ha pensado en la contraconcepción y en la protección contra enfermedades transmitidas sexualmente?

Entonces, asumamos que ha respondido a todas estas preguntas, y que va a seguir adelante con una de las cosas más gozosas y satisfactorias que dos seres humanos pueden hacer. Ahora necesita saber qué hacer. Bueno, primero de todo no entrar en pánico. Cuando usted está excitado encontrará todos los aspectos físicos y emocionales del sexo venir más naturalmente que como nunca imaginó. La clave, sin embargo, es comunicarse con su chica. Dile que es tu primera vez - habla de ello. ¿Es su primera vez también? Si no, usted es afortunado, porque ella puede ayudarle (p.ej., usted podría decir "No estoy seguro de cómo funciona, ¡pero podríamos divertirnos averiguándolo si tú me muestras qué hacer!") No hay que pretender ser un amante experimentado si no lo es!

No obstante, asumiendo que ambos lo hacen por primera vez, deben hablar sobre eso, y hay algo de responsabilidad sobre usted de ocuparse de ella después. Puede parecer pasado de moda decir esto, pero creo que esta responsabilidad viene del hecho de que es el hombre que tiene menos invertido en sexo emocional y físicamente (si no financieramente.) El hombre, después de todo, no queda embarazado. Tampoco pierde su virginidad del mismo modo irreversible en que lo hace una mujer: La ruptura del himen de la mujer (una fina membrana a través de la abertura vaginal que a menudo se rompe durante la primera experiencia sexual) es un potente símbolo del quite de su "inocencia" por el hombre.

Ahora, ¿qué sobre los aspectos físicos de esto? Cuando se planea intimar, ayuda mucho sentirse cómodos juntos. Presumiblemente, su relación les haya traído una sensación de intimidad, pero siempre se puede mejorar eso gastando tiempo haciendo algo juntos que valga la pena. Pasen una hora en el sofá, mimándose y besándose con emoción, con un poco de caricias y toqueteos no sexuales, es decir, tocándose gentilmente mutuamente de modo amoroso, quizá, por ejemplo, por medio de un suave masaje en la espalda, que siempre es muy popular, es una buena manera de reducir o liberar inhibiciones y vergüenza sobre estar más cerca sexualmente. Durante este período de gentil afecto, quizá podría acariciar sus pechos suavemente - a través de su ropa - pero al trabajar hacia una mayor intimidad asegúrese de respetar cualquier signo que muestre que está incómoda con lo que está haciendo Y DETÉNGASE si lo está.

Seguro que ambos se excitarán durante este tipo de contacto, y eso puede darles una oportunidad para avanzar las cosas. Yo digo "puede" porque aún cuando ella pueda estar excitada, quiero reiterar el punto de que el sexo para la mujer tiene implicaciones diferentes que para el hombre, y la excitación física sola puede no ser suficiente para que una mujer desee el coito - ella también debe sentirse protegida y segura. Usted podría decirle que encuentra tan excitante estar con una mujer hermosa que le gustaría un contacto más íntimo, pero que respetará lo que ella quiera. Su respuesta, tanto verbal como físicamente, le mostrará si ella quiere contacto más íntimo. Si lo hace, ¡no tiene que encontrar solo su camino! Simplemente pregúntele que desearía hacer ella - pero hágalo suave y tranquilamente, de un modo amoroso. Asegúrese de que se siente respetada todo el tiempo, porque lo que le está dando potencialmente es la cosa más preciosa que tiene: piense en el significado del coito para una mujer - es literalmente una aceptación de usted dentro de su cuerpo - no un regalo a ser tomado a la ligera por el hombre...

La primera vez, hay a menudo mucha presión para ir por todo, pero pienso que es mucho mejor trabajar hacia el coito sexual total a través de la masturbación mutua. Ella puede hacerlo acabar con la mano, o aún con la boca, aunque si ella lo está deseando pero es tímida, puede tener que preguntarle (piense en cómo preguntarle de una manera que sea respetuosa por ella.) Usted puede darle placer con la mano o la boca - dar el sexo oral a una mujer es una experiencia muy, muy excitante para la mayoría de los hombres, porque el aroma y sabor de ese contacto sexual tan íntimo con una mujer son en realidad muy excitantes. Además, cuando llegue a poner su pene dentro de ella, puede ser más fácil si ha pasado un poco de tiempo jugando con su vagina y vulva de antemano, así que realmente sabe dónde poner su pene - bueno, no se ría, ¡necesita saber adónde va! Para ayudar a esto, algo que muchas parejas gustan hacer en una etapa muy temprana del juego sexual es que el hombre introduzca suavemente un dedo en la vagina de la mujer: esto puede ser excitante para ambos, y puede ayudar a dar al hombre la confianza de que introducir su pene no será difícil (lo cual no lo será si ella está bien lubricada.)

Si usted puede refrenarse, y concentrarse en cambio en el placer de su chica, puede encontrarse que ella está más confiada y que responde más, y que como resultado usted se siente con más control y menos presionado a para actuar, lo cual es bueno porque esa presión para actuar puede hacerlo acabar demasiado rápido - o, menos comúnmente, tener dificultades en acabar.

A esta altura, usted ya debe ser su héroe, y ella estará pensando en usted como en un tipo sensible, cariñoso (espero), pero desde ya está todavía la dificultad de la primera penetración para terminar. Preferentemente, ambos deberían estar desnudos, en intimidad, y excitados, juntos en un ambiente cómodo. No intente la penetración hasta que ella esté lista - pídale que le diga cuándo le gustaría a ella que la penetrara. No se avergüence de esto - tenga en cuenta que es su primera vez, y que le gustaría ser sensible a sus sentimientos. Puede aprender a darse cuenta de estas cosas solo por sí mismo más adelante. ¡En su primera vez tendrá más que suficiente para pensar! Si ella espera que usted sepa todo, y que haga todo el trabajo, y que juzgue cuándo está lista para la penetración, entonces espera demasiado.

Cuando esté lista, ella se sentirá probablemente tan excitada y caliente como usted, pero puede tomarle más tiempo llegar a ese punto, y ella necesitará más contacto físico y besos para llegar allí - a propósito, besar es muy a menudo estimado por una mujer como una de las cosas más conmovedoras y eróticas que un hombre puede hacer por ella, ¡entonces usted podría asegurarse que es un buen besador! Eventualmente, sin embargo, ella estará físicamente excitada (por ejemplo, su vagina estará bien lubricada, así como su pene produce lubricación natural o así llamada "pre-eyaculación" en la forma de mayor o menor cantidad de líquido claro al estar erecto) y también mentalmente lista para el contacto mucho más íntimo del momento en el que usted inserte su pene en su vagina y el acto sexual comience hasta cerca del clímax. No olvide que esta pre-eyaculación de su pene puede contener esperma, y no olvide usar un condón si esa es la manera en que va a asegurarse de que no haya consecuencias indeseables de hacer el amor.

Cuando esté listo para penetrarla, pídale guiar su pene (con o sin condón) dentro de ella. Como dije antes, esto puede ser más fácil si usted ha pasado tiempo jugando suavemente con su vagina y vulva de antemano, de modo que usted sepa realmente dónde poner su pene. Entonces aparece la temida cuestión de las posiciones, tanto para el hombre como para la mujer. La posición del misionero - donde la mujer yace acostada de espaldas, y el hombre se acuesta sobre ella cara a cara - es la más fácil para su primera vez. Encontrará que mover sus caderas para producir el movimiento de su pene hacia adentro y hacia afuera de su vagina es muy instintivo y natural, y será muy agradable y muy posiblemente tan excitante y estimulante que bien puede acabar directamente - esto es muy normal, y no es algo para preocuparse - después de todo, mejorará al tener más experiencia. Es muy improbable que ella vaya a tener un orgasmo por medio del coito la primera vez que lo intente, sin embargo trate de durar antes de eyacular. En esta situación es importante que la mujer reciba su placer, por lo tanto, no la deje insatisfecha (es decir, sin tener un orgasmo.) Usted puede ya sea esperar hasta que esté nuevamente erecto y entonces intentarlo una segunda vez - use otro condón - o si prefiere, podría hacerla acabar manualmente. Si lo hace así, pregúntele cómo le gusta ser tocada de ser necesario, porque un toque directo a su clítoris es muy a menudo doloroso, y es mejor hacerlo indirectamente. Nuevamente, el sexo oral (si ella está feliz con la idea) es una buena forma de ayudar a una mujer a tener un orgasmo, y la mayoría de las mujeres realmente se sienten fantásticas cuando un hombre se lo hace a ellas. Y, si usted puede, permanezca con ella durante la noche y mímela para que se sienta especial; o, si hacen el amor al mediodía ¡no salga corriendo!

USE UN CONDÓN SI ELLA NO TOMA LA PÍLDORA O SI USTED ESTÁ INSEGURO DE LA HISTORIA SEXUAL DEL OTRO!!!

En definitiva, la felicidad de la experiencia dependerá de estar relajados y felices con el otro. Muy probablemente su primera vez será moderadamente exitosa, pero espere eso - no espere mover la tierra - ¡eso vendrá después! Lo más importante es que les guste estar juntos y que no sientan remordimiento, temor o vergüenza sobre la experiencia. Sobre todo, no sea poco sincero (por ejemplo, no le diga que la ama si no lo siente!) Mi palabra final es de advertencia - no lo hagan completo al menos que ambos realmente lo quieran. Sobre todo, no lo hagan por sentirse presionados a hacerlo. Principalmente, disfrútense. Y disfruten del sentido de masculinidad que seguirá inevitablemente a su primera vez. ¡Usted verá qué bueno es ser un hombre!


 


 

Posiciones sexuales

Aquí hays algunas sugerencias para disfrutar del placer de la penetración en las relaciones sexuales. Ya se sabe que la penetración no es la única manera de conseguir placer, pero no cabe duda que proporciona una gran fuente de estímulos eróticos. Aunque el modelo que se ofrece es el de una pareja heterosexual: hombre y mujer. Puede servir de inspiración a otras orientaciones sexuales: Gays y lesbianas.

Existen muchas otras porque, gracias a la experimentación, las parejas pueden encontrar posiciones más avanzadas o inusuales que aporten variedad a su vida sexual.

De estas posiciones básicas se pueden derivar muchísimas otras. Sólo depende de la imaginación y la disposición de la pareja a buscar variación y novedad.


 


 

Cara a cara


La medusa

La medusa

Si el hombre está dotado de flexibilidad y resistencia, esta posición tiene una variante muy atractiva para los amantes del balanceo durante el coito. En cuclillas, el hombre recibe a la mujer preparado para quedar realmente extasiado: sus movimientos pueden imitar los de una hamaca, yendo de atrás para adelante con los pies bien apoyados en el piso. De otra manera, él puede quedarse inmóvil y dejar que ella se mueva hasta el final.

 

La fusión

La fusión Para esta postura, el hombre se sienta echando su cuerpo levemente hacia atrás y apoyando sus manos al costado del cuerpo. Las piernas pueden estirarse o flexionarse según la comodidad que se disponga y la cabeza puede estar relajada. La mujer, asumiendo el rol activo de la ocasión, pasa sus piernas por encima de su compañero y apoya sus brazos atrás del cuerpo.

La estimulación previa debe ser intensa, ya que durante la penetración esta postura impide el acercamiento manual y el contacto de las bocas. La mujer marca el ritmo o se pacta un encuentro pene-vagina con un movimiento de ambos hacia el centro. De cualquiera de las dos formas, es esencial que el clítoris aproveche los impactos con el cuerpo de él. La mirada tiene un componente fundamental y la palabra puede ser un increíble arma para gozar la fusión por completo.

 
El deleite

El deleite

Ella se arrima al borde de la cama o de una silla. El se arrodilla para dejar su pene a la misma altura que la vagina de ella, que se abre de piernas para recibir el sexo de su compañero y echar su cuerpo para atrás en una sutil relajación. Al mismo tiempo, el cuerpo de él es envuelto por las piernas de ella mientras se ocupa de marcar el ritmo de la penetración.

 
La amazona

La amazona

En este caso, es el hombre quien se relaja y se acuesta boca arriba, con las piernas levemente abiertas y flexionadas hacia su pecho. La erección la espera a ella, que se acomoda en cuclillas amoldándose a la postura adoptada por él. La mujer se "sienta" literalmente en el pene de su compañero. Debe hacerlo lentamente.
Sus muslos impulsarán todo el movimiento que necesita esta postura, donde la penetración se da en sentido arriba-abajo. Sólo apta para espíritus arriesgados y mentes abiertas, "La amazona" es la mujer que cabalga a su hombre de la manera más salvaje y primitiva.

 
La posesión

La posesión

Las piernas se entrelazan en esta postura sensual y placentera, donde la mujer permanece acostada y con las piernas abiertas esperando que su compañero la penetre sentado y tomándola de los hombros para regular el movimiento. El pene entra y sale desviando su movimiento hacia abajo, ya que la altura del vientre de la mujer queda levemente más arriba que la del hombre.

 



 
 


 

Sentados


La hamaca

La hamaca

El hombre está sentado (preferentemente en una superficie dura, no la cama), con las piernas flexionadas y se toma la parte posterior de sus rodillas. De esta manera, recibe a la mujer que se hace penetrar acomodándose en el espacio que queda entre las piernas de él y su tronco. El presiona con las rodillas el cuerpo de su compañera, la atrae hacia el suyo provocando el vaivén de ambos mientras, por ejemplo, le besa los pechos que están a la altura de su rostro. Una sensación única que recuerda el tierno ir y venir de las hamacas de la infancia.

 
El trapecio

El trapecio

El hombre se sienta con las piernas abiertas y su compañera (ya penetrada) arriba de él. Tomándola de las muñecas, ella se va relajando hacia atrás hasta caer por completo: debe estar súper relajada y entregada a la fuerza de su compañero que la atrae a su cuerpo con sus brazos provocando la embestida necesaria para el coito.

Es una postura complicada ya que requiere la liviandad de la mujer, bastante equilibrio de ambos y la fuerza y habilidad del hombre. Ideal para cambiar la rutina y probar nuevas emociones...

 
La doma

La doma

El hombre cómodamente sentado recibe a su compañera que se encaja a su cuerpo sentándose también sobre la erección de él. La mujer puede hacerse desear tomando el pene con la mano y posándolo sobre su vagina haciendo movimientos suaves sobre ella, pero sin introducirlo. El hombre puede imponer su voluntad presionando a la mujer hacia su miembro lentamente, mirándola a los ojos.

La pasión del abrazo, los juegos de lengua y las espaldas de ambos al alcance de la mano para causar escalofríos en el otro son algunas de sus bondades. La doma puede ser un camino hacia un orgasmo intenso e inolvidable.

 

La butaca

La butaca Recostado sobre una almohada o almohadón confortable, el hombre se sienta con las piernas flexionadas y un poco abiertas. Esta posición permite la postura que consiste en que ella se siente cómodamente en el espacio que él forma con su cuerpo. Con la ayuda de sus manos, el hombre acomoda a su compañera en su erección, controlando ambos el ritmo y la intensidad de la penetración.

Las piernas de ella se apoyan suavemente en los hombros del hombre, quien tiene su cabeza atrapada y envuelta en los muslos de su compañera. El hombre puede tocar el clítoris de ella al tiempo que la sostiene de la cintura con fuerza. La dificultad que reside en acercar los rostros y lo osado de la propuesta, convierten a "La butaca" en una postura diferente y extremadamente sensual.

 



 


 

De pie


La carretilla

La carretilla

Al borde de la cama y con los antebrazos apoyados, la mujer se dispone a ser "levantada" de las piernas por el hombre, quien de pie detrás de ella, la penetra sosteniéndola de los muslos. El estímulo y el placer se concentran en los genitales de ambos, pero es el hombre quien lleva el ritmo atrayendo el cuerpo de ella hacia el suyo.

La variedad de movimientos y sensaciones que permite la postura es asombrosa: circulares, ascendentes y descendentes, con las piernas de ella más cerradas o bien abiertas...

 
La sorpresa

La sorpresa

Esta postura es ideal para los amantes del sexo más salvaje y primitivo. El hombre, de pie, toma a la mujer por detrás y la penetra tomándola de la cintura. Ella, relaja todo su cuerpo conforme la gravedad hasta apoyar sus manos en el piso. El hombre "sorprende" a la mujer por detrás y marca la cadencia del coito. Para ella, el placer se concentra en el ángulo de abertura de la vagina que, al ser limitado, provoca una sensación de estrechez muy placentera para muchas mujeres.

Para él, la sensación más poderosa se expande desde el glande, que entra y sale de la abertura vaginal a su antojo y acaricia el clítoris en las salidas más audaces. Además, el campo visual del hombre abarca el ano, los glúteos y la espalda, zonas altamente erógenas para muchos. La dominación que él ejerce y la relajación total de ella pueden favorecer el jugueteo del hombre con el ano de ella: introducir un dedo durante el coito puede ser enormemente excitante.

 
El abrazo total

El abrazo total

La pareja está de pie, desnuda y enfrentada. Ella trepa a su compañero por los hombros y abraza su cuerpo con las piernas. El toma a la mujer de los glúteos y la atrae a su cuerpo para penetrarla. El abrazo total es parte de un sexo pasional y creativo, donde el contacto corporal es muy completo. El ritmo del coito puede ser de dos maneras: de arriba hacia abajo o de atrás para adelante, dependiendo de la intensidad de placer que ambos experimenten con cada opción.




 



 


 

Ella encima


El sometido

El sometido

El hombre se acuesta cómodamente entregando su placer a la voluntad de su compañera. Aprovechar este juego de sometimiento masculino puede ser un estimulante total para ambos: el encuentro puede empezar con caricias y besos de ella a él, que permanece siempre en la misma posición, para terminar en la penetración profunda que permite la posición, donde ella se coloca de espaldas y controla los movimientos ayudándose de los brazos.

Muy erótico para el hombre resulta que ella asome su rostro por sobre su hombro. Además, el hombre tiene un fácil acceso al ano y los glúteos de su compañera, quien puede disminuir la velocidad de los movimientos para disfrutar del estímulo anal o de que su pareja toque sus pechos.

 

Variante de: Cara a cara

Variante de Cara a cara Esta postura clásica también se realiza con la mujer en la posición dominante, lo que resulta muy excitante para muchos ya que modifica sustancialmente lo tradicional en la "Cara a cara" que es el hombre sobre la mujer. De esta forma ella puede frotar su clítoris en el vientre de su compañero con más facilidad y según su antojo.

Es ideal para las mujeres a las que les cuesta llegar al orgasmo y necesitan una estimulación muy directa del clítoris y los labios vaginales. Además el hombre puede tocar impunemente los glúteos de su compañera, meter sus dedos en el ano de ella y atraerla hacia su cuerpo con fuerza tomándola de las nalgas.

 
Variante de El sometido

Variante de: El sometido

Otra forma de probar esta postura es que la mujer extienda su cuerpo hacia atrás, apoye sus brazos en los de su compañero y extienda sus piernas hacia adelante. De esta manera, el hombre podrá llegar a sus pechos con facilidad y la mujer podrá apoyar sus glúteos en el vientre de su compañero y realizar movimientos circulares.

El pene no puede penetrar tanto en la vagina, lo cual puede ser sumamente excitante para ambos.

 

Variante de: La fusión

Variante de La fusión Si el hombre se relaja y apoya todo su cuerpo y la mujer se incorpora levemente, la fusión adquiere una variante donde la penetración es más profunda. El ritmo lo sigue llevando ella y el movimiento que sale con más facilidad es el arriba-abajo que la mujer debe realizar sobre su compañero.

Las manos de ella pueden tocar el pecho de él o tomar su pene como si lo masturbara para aumentar el placer de ambos.

 



 


 

Él encima


El arco

El arco

Variante del "Cara a cara", el arco es una posición que, a través de una pequeña variante, modifica las sensaciones al extremo. La mujer permanece acostada boca arriba con las piernas abiertas y flexionadas, apoyando sus brazos detrás de los hombros. Cuando su compañero esté listo para penetrarla, eleva sus caderas y se posa sobre las piernas flexionadas del compañero.

El placer que ella recibe se centra en la penetración profunda y en la particularidad de sentir toda la zona vaginal y abdominal envuelta de la piel del hombre. El cansancio que se experimenta al mantener la posición se ve recompensado con la potencia del orgasmo que puede provocar.

 

Las aspas del molino

Las aspas del molino Boca arriba, la mujer se tiende con las piernas abiertas a recibir a su compañero que, en esta posición, la penetra de frente a las piernas de ella. La diferencia de sensaciones es notable en este tipo de penetración: el clítoris y los labios vaginales están en pleno contacto con la pelvis y los alrededores del pene del compañero y la penetración más accesible es a través de movimientos circulares. El hecho de no poder verse cara a cara le da un encanto especial a la postura. La novedad de las caricias sorprende gratamente: la mujer puede acariciar las nalgas de su compañero, clavar suavemente sus uñas en la parte posterior a las rodillas, asir los testículos de su compañero. El hombre; chupar los pies de ella, morder sus dedos, acercar su mano a los genitales de ambos que se están fundiendo y tomar su pene para penetrarla mejor.

 
La profunda

La profunda

Esta es una posición de penetración total, de allí su nombre. Con las piernas elevadas y abiertas, ella aguarda a que su compañero introduzca el pene en su vagina para calzar sus piernas en los hombros de él, que apoyará sus manos para regular el movimiento.

A muchas mujeres puede parecerles complicada, incómoda o dolorosa la visualización de esta postura, pero vale la pena probarla porque ofrece la penetración absoluta y un contacto genital único: los testículos se posan suavemente entre los glúteos y el clítoris se encuentra presionado por la abertura de las piernas. La dificultad para besarse y la distancia de los rostros pueden ser ampliamente excitantes para ambos.

 
La catapulta

La catapulta

Elevar las caderas, en el caso de las mujeres, es una valiosa fuente de placer, ya que pone en contacto con el cuerpo del hombre áreas de su cuerpo que, en posiciones más tradicionales, no se tocan. En este caso, el hombre se arrodilla y recibe la vagina de su compañera dejando que ella apoye los glúteos en sus muslos. La mujer puede extender sus piernas en el torso del varón o flexionarlas apoyando las plantas de los pies en su pecho.

El hombre tiene fácil llegada al clítoris, por lo que puede estimular la zona con las manos y mirar la vagina en primer plano. El ritmo lo marcan juntos, acorde al deseo de ambos y a la flexibilidad de la mujer.

 
El espejo de placer

El espejo de placer

Ella se acuesta de espaldas, boca arriba. Levanta sus piernas y deja que él las sostenga arrodillado al final de su cuerpo y apoyando el otro brazo en el piso. El hombre penetra, domina y posee el control. La postura permite variar el sentido de la penetración y la apertura de las piernas. Los rostros no pueden acercarse y las manos poco pueden hacer en esta posición, lo cual genera una ansiedad sumamente excitante: ambos cuerpos corren juntos la carrera para llegar al orgasmo y reflejan en el otro los más variados gestos de placer y lujuria.

 



 


 

Por detrás


El furor salvaje

El furor salvaje

También conocida como "perrito", esta posición es apasionada y salvaje. Ambos en cuatro patas, concentra una cantidad de ventajas que pocas posturas tienen: la comodidad del hombre para tocar el clítoris o el ano de su compañera, la variedad de movimientos que permite, la posibilidad de que la mujer tome con una mano los testículos del hombre y la facilidad para intercalar sexo anal y vaginal.

Además, la posición permite al pene "atraparse" entre los glúteos, lo cual suele ser muy excitante para el hombre. En pocas palabras, el encuentro sexual que incluye esta postura suele ser salvaje y hacer furor entre sus protagonistas.

 

El tornillo

El tornillo Nada más recomendable para una mujer con dificultades para llegar al orgasmo que las posturas que presionan el clítoris mientras la vagina es penetrada. En "El tornillo" esto se cumple a rajatabla. Ella se acuesta en el borde de la cama y tiende sus piernas flexionadas a un costado de su cuerpo (cada mujer sabrá cuál de los dos lados le resulta más confortable).

Esto permite mantener el clítoris atrapado entre sus mejores aliados para llegar al preciado orgasmo: los labios vaginales. La mujer puede contraer y relajar toda la zona, mientras él la penetra arrodillado frente a ella y tocando sus pechos.

 
Variante de La doma

Variante de: La doma

La mujer también puede "domar" a su potro colocándose de espaldas a él y marcando el ritmo apoyando sus pies en el piso. Él, a su vez, puede tocar sus pechos, besar su cuello y tirar del cabello de su compañera mientras ella se mueve. El ángulo de visión que ofrece esta variante es uno de los más excitantes para el hombre, ya que permite ver en primer plano cada embestida que realiza su compañera.

 



 


 

De lado


El molde

El molde

Con las piernas juntas y recogidas (para que presionen bien al pene), la mujer se tiende de costado y relaja su cabeza hacia atrás mientras él la penetra, ya sea por la vagina o por el ano (excelente posición para sexo anal) Los movimientos deben ser suaves y coordinados y la penetración lenta y profunda: ambos cuerpos se amoldan como dos piezas perfectas de un rompecabezas... "El molde" es ideal para mujeres que tienen problemas en alcanzar el orgasmo y/o gustan de causar la fricción del clítoris durante el coito: las piernas juntas logran este efecto tan placentero.

 

La libélula

La libélula Ambos tendidos de costado, en un lugar cómodo y flexible, como la cama. Ella de espaldas a él, los cuerpos amoldados... En un alarde de destreza, la mujer pasa su pierna externa flexionada abriendo la puerta al placer: el hombre la penetra haciendo palanca con la pierna de ella, que se apoya en la cadera de él.

La penetración llega hasta la mitad del camino, por lo que el goce viene de la mano del deseo de que se haga profunda y estalle en el orgasmo más excitante...

 
La somnolienta

La somnolienta

La mujer se tiende de costado y el hombre se ubica en su espalda para penetrarla. Ella estira una pierna hacia atrás y la enrosca en la cintura de él. Ideal para hombres dotados y mujeres flexibles, "la somnolienta" cumple varios anhelos de las mentes fantasiosas: en primer lugar, que ella esté de espaldas a él, y al mismo tiempo acceda a su rostro y cuello.

Además, que él tenga cómodo acceso al clítoris y los pechos de su compañera. La apertura de la pierna posterior de ella para recibir al pene y el abrazo de esa misma pierna alrededor del compañero es quizás lo más sexy de esta postura.

 


 


 

El coito

Pienso que hacer el amor, tener sexo, o como quiera llamarlo, es uno de los placeres más grandes que hay. Y me gusta lo que implica la expresión "hacer el amor", en la que un pene dentro de una vagina es en realidad sólo una parte de un proceso mayor que puede ser satisfactorio en todas sus etapas. El contacto físico, incluyendo los besos, los masajes, el contacto visual, el uso de los sentidos de la vista y del olfato, y escuchar emocionadamente a su pareja son todas partes vitales del proceso de obtener y dar satisfacción.


 


 

Cunnilingus y fellatio

La mayoría de los hombres saben exactamente qué placentero es recibir el sexo oral, pero parece haber más rechazo de parte de las mujeres en dar el sexo oral que a recibirlo. Por lo tanto aunque los hombres gay no tienen problema en persuadir a sus parejas a realizar el fellatio (porque la mayoría de los hombres saben qué placentero puede ser, es un asunto de dar y recibir), algunos heterosexuales lo harán. Así, ¿qué debe hacerse? Muchos de los sitios web sobre el tema no están escritos de manera agradable para la mujer, y podrían ser fácilmente desechados más que estimulantes si usted fuera a presentárselos a una pareja renuente. Pienso que la clave es que si una mujer es renuente a realizar el acto cuando usted quiere que lo haga, nada más que una gentil persuasión podría florecer en un gran tema de relación. Al fin, usted podría considerar qué es lo más importante para usted. Y amigos, tengamos un poco de sensibilidad sobre el asunto de tragar/escupir. El semen podría no saber tan lindo como usted se imagina - puede absorber el sabor de lo que ha comido recientemente, especialmente especias, y raramente, cerveza. Lo peor de todo, así me dijeron, son los espárragos. Hmm... a veces he servido eso como parte de una cena romántica... quizá nunca más, sin embargo.

Desde ya si usted no puede lograr que lo haga, es una frustración, y puede indicar algunos prejuicios sexuales bastante profundos, como, quizá, que el sexo es sucio, y que las chicas buenas no van por ese tipo de cosas. (¡Le sugiero que no se lo diga!) Quizá su actitud cambiaría si se tomara algún tiempo dándole placer oralmente. Si aún esto no funciona, o si ella no quiere que usted lo haga, entonces tiene mi simpatía. La cosa más triste de todas es que el cunnilingus (el uso de la lengua, labios y boca de la pareja sobre los órganos sexuales de la mujer - una idea excitante, pero una palabra horrible) parece ser una manera en la cual aún mujeres que tienen dificultad en tener el orgasmo pueden conducir para llegar a ellos fácilmente.

Todavía somos impulsados a un nivel profundo por nuestra ascendencia ancestral, y aún cuando comprendo que para algunos varones los aspectos "animales" del sexo pueden ser un poco dejados de lado (la dignidad humana y todo eso, usted sabe), quizá necesitemos permitirnos reaccionar a nuestros respuestas básicas a las vistas y olores naturalmente estimulantes de las regiones íntimas de una pareja. Si el aroma y gusto le molestan a usted, entonces ¿por qué no incluir un baño tibio y sesiones de masaje en sus relaciones? Y obviamente este asunto les atañe a ambas partes, porque los hombres a veces necesitan asegurar que su higiene sea la correcta.

La mejor manera de averiguar cómo dar placer oral a una mujer es escuchar lo que quiere su pareja. Un punto final - hay un pequeño número de hombres que encuentran a la idea de dar placer oralmente a sus parejas incómoda. Entonces pruebe esta imagen: en el arte chino antiguo, los genitales de la mujer son a menudo pintados como una flor peonía. Y si toma una bocanada de peonía, su rostro se sumerge en una vasta multitud de pétalos rosados. ¡Delicioso!
Fuente: info-pene.com  

Ahora bajate la coleccion completa de posiciones

textos y fotos en varios idiomas siguiendo los pasos

de abajo SUERTE y ponlas en practica.....

A continuación podés conocer a fondo las mejores TECNICAS Y EJERCICIOS NATURALES para agrandar el tamaño de tu pene, mejorar tu erección y además corregir tu eyaculación precoz. Solo tienes que seguir los pasos de Abajo. Suerte y espero tu comentario debajo de esta noticia ...




 Enviado el Lunes, 13 diciembre a las 11:17:50 por Draving

 
:: Enlaces Relacionados ::
· Más Acerca de Sexualidad
· Noticias de Draving


Noticia más leída sobre Sexualidad:
Kamasutra Posiciones Sexuales - Posturas Basicas - kama position Sutra sex


:: Votos del Artículo ::
Puntuación Promedio: 4.60
votos: 71


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo



:: Opciones ::

 Versión Imprimible  Versión Imprimible


Theme Design By Aclantis.com    Powered By PHP-Nuke

Joltivan.com - Programas Gratis Virtual Rosario Programas Gratis Bikinga descargas directas Joltivan.com - Programas Gratis Joltivan.com - Programas Gratis Joltivan.com - Programas Gratis
Joltivan.com - Programas Gratis Joltivan.com - Programas Gratis Joltivan.com - Programas Gratis Joltivan.com - Programas Gratis Joltivan.com - Programas Gratis Joltivan.com - Programas Gratis